Actualmente las personas con síndrome de Down viven vidas largas, productivas y saludables. Sin embargo, aunque muchas personas se mantienen saludables a medida que envejecen, existe un riesgo creciente de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. En las personas con síndrome de Down, este riesgo es mucho mayor debido a la copia adicional de un gen para la proteína precursora amiloide en el cromosoma 21. La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia en los ancianos y cuanto más temprano se diagnostica, más opciones están disponibles para controlar los síntomas de la enfermedad.

 

La buena noticia es que no todas las personas con síndrome de Down desarrollarán demencia, incluso en sus últimos años. Nuestro objetivo es identificar formas de ayudar a las personas con síndrome de Down a envejecer con gracia y disfrutar de sus años más viejos. Hay varios enfoques propuestos y probados en estudios clínicos. Estos incluyen intervenciones farmacológicas, vacunas y factores de riesgo modificadores para la enfermedad de Alzheimer. Una de las mejores maneras de mantener el cerebro funcionando de manera óptima es un estilo de vida saludable. Al hacer esto, muchos de los riesgos asociados con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer (por ejemplo, dieta, obesidad, problemas cardiovasculares, diabetes) pueden modificarse potencialmente para reducir el impacto que la genética tiene en el desarrollo de la enfermedad.

 

Existe una gran cantidad de información sobre el estudio del envejecimiento y el riesgo de la enfermedad de Alzheimer en personas sin síndrome de Down que sugiere varios hallazgos consistentes. Esperamos en el futuro que algunos de estos cambios de estilo de vida más prometedores puedan fomentarse en adultos mayores con síndrome de Down.

 

Una dieta saludable, rica en frutas y verduras que contenga muchos antioxidantes se asocia con un menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Es interesante observar que comer bien proporciona mayores beneficios que tomar suplementos o dosis más altas de vitaminas, que pueden estar asociadas con efectos secundarios. También hay evidencia sólida que sugiere que una dieta mediterránea (que incluye alimentos como frutas, verduras, nueces y granos) también parece reducir el riesgo de enfermedad. Una dieta saludable puede ser particularmente beneficiosa para las personas con síndrome de Down, ya que varios genes en el cromosoma 21 pueden conducir a niveles más altos de estrés oxidativo en el cerebro, que se puede modificar con una dieta rica en antioxidantes. Los beneficios de los antioxidantes pueden ser mayores cuando se ingieren en los alimentos, ya que los estudios que analizan los efectos de los suplementos antioxidantes en personas mayores con síndrome de Down conducen a mejoras limitadas o nulas en la función. Es útil pensar que muchos antioxidantes interactúan y se reciclan entre sí, lo que genera un mayor impacto. La mejor manera de hacer esto es con dieta.

 

El ejercicio físico es otro hábito de estilo de vida que puede generar enormes beneficios tanto para el corazón como para el cerebro. De hecho, un corazón más saludable también está fuertemente vinculado a un cerebro más saludable. El ejercicio físico también puede promover un peso corporal saludable, lo cual es ideal dados los estudios recientes de que un índice de masa corporal más alto se asocia con un mayor riesgo de diabetes tipo II, que a su vez se asocia con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer. Un estudio reciente sugiere que el peso adicional en la mediana edad puede conducir a una edad más temprana de aparición de la enfermedad de Alzheimer. Caminar, correr, practicar deportes, bailar y entrenar con fuerza tienen enormes beneficios para la salud del cerebro. Existen varios estudios en personas más jóvenes con síndrome de Down que muestran beneficios para funcionar con el uso de un programa de ejercicios. Aunque no se han realizado estudios en personas mayores, sabemos por la investigación en otros grupos de personas mayores y en modelos animales que el ejercicio puede conducir a un aumento en los niveles de moléculas de crecimiento en el cerebro, lo que a su vez, apoya la salud de las células en el cerebro.

 

Otro buen efecto secundario del ejercicio físico es que mejorar la función cardiovascular puede conducir a un mejor flujo sanguíneo al cerebro. Su cerebro usa la mayor cantidad de oxígeno de todo el cuerpo y proporcionar más sangre que transporta oxígeno al cerebro puede conducir a neuronas más saludables y una mejor cognición.

 

Usando tu cerebro! Cuanto más activo sea su cerebro, mayor será su protección contra la enfermedad de Alzheimer. Los informes publicados sugieren que actividades como leer, jugar juegos, resolver acertijos, el entrenamiento cognitivo pueden retrasar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer o reducir el riesgo. El cerebro responde al entrenamiento cognitivo mediante el crecimiento de más conexiones, el crecimiento de nuevas neuronas y la liberación de moléculas de crecimiento que mantienen el buen funcionamiento de las neuronas en el cerebro.

 

Mantenerse socialmente activo también parece proteger contra la enfermedad de Alzheimer y está asociado con un envejecimiento cerebral saludable. Las personas que tienen muchos amigos, interactúan con frecuencia con amigos y familiares, participan en grupos sociales (por ejemplo, la iglesia) tienden a tener menos riesgo de desarrollar enfermedades y también tienen una vida más plena y rica a medida que envejecen. Los beneficios moleculares en el cerebro del enriquecimiento social no se han caracterizado bien, pero a menudo ser socialmente activo también se asocian con el ejercicio físico y el compromiso cognitivo, los cuales pueden mejorar la función cerebral.

 

Dada la mayor prevalencia de obesidad en el síndrome de Down junto con variaciones anatómicas orofaciales, no es sorprendente que la frecuencia de la apnea obstructiva del sueño también sea alta. La incidencia de apnea obstructiva del sueño (AOS) en niños de 2 a 4 años con síndrome de Down es del 57% según la polisomnografía sola en un estudio y se demostró que aumentó al 80% cuando el criterio también incluía un índice de excitación que ser elevado en el 61% de los niños que fueron evaluados. En algunos estudios, la frecuencia de OSA puede ser tan alta como 94% con personas con síndrome de Down que muestran niveles variables de severidad de OSA con 69% en el rango severo según su índice de apnea-hipopnea. Curiosamente, diferentes estudios informan una asociación negativa o positiva entre la AOS y la edad y de manera similar con el índice de masa corporal. Puede haber un impacto significativo de OSA en la cognición tanto en la infancia que se extiende hasta los años más antiguos en el síndrome de Down que podría afectar negativamente el envejecimiento cerebral. Los episodios repetidos de privar al cerebro de oxígeno pueden conducir a problemas con una parte del cerebro llamada hipocampo, que está críticamente involucrada con la memoria. Por lo tanto, OSA es un factor de riesgo que puede modificarse en beneficio del cerebro.

 

Las intervenciones farmacológicas para retrasar o prevenir la enfermedad de Alzheimer en personas con síndrome de Down también se están probando activamente o se han propuesto. Por ejemplo, debido a la copia adicional del cromosoma 21, hay demasiada proteína precursora amiloide producida en el síndrome de Down. Esta proteína precursora amiloide se corta en pedazos más pequeños llamados péptido beta-amiloide que conduce a placas en el cerebro y se cree que es la causa de la enfermedad de Alzheimer. Es posible que podamos eliminar esta proteína y placas beta-amiloides usando una vacuna. Quizás sea posible reducir o prevenir las placas en el cerebro mediante la administración de medicamentos que ralentizan la producción del péptido beta-amiloide de la proteína precursora amiloide. Estas son preguntas sin respuesta que requieren ensayos clínicos sistemáticos una vez que sabemos que son seguras para la prueba. De hecho, las personas con síndrome de Down pueden ser más vulnerables a algunos efectos adversos de las vacunas o medicamentos que pueden retrasar o detener la enfermedad de Alzheimer debido a genes adicionales en el cromosoma 21 que involucran factores como la inflamación (involucrados con nuestras respuestas a las vacunas) y vías que involucrar a otras moléculas que no son los objetivos de la droga. No podemos suponer necesariamente que la enfermedad de Alzheimer en personas con síndrome de Down es idéntica a la enfermedad de Alzheimer esporádica, por lo que algunos de los ensayos clínicos en el síndrome de Down han tenido beneficios moderados o nulos para la cognición. Este es un punto clave que las familias, los médicos y los investigadores deben tener en cuenta al identificar formas de proporcionar intervenciones para el envejecimiento cerebral saludable en adultos con síndrome de Down.

 

Para nuestros amigos y familiares con síndrome de Down, el futuro se ve más brillante cada día. Aunque todavía no tengamos un tratamiento para la enfermedad de Alzheimer, los cambios simples en el estilo de vida que se pueden introducir lentamente pueden tener un impacto poderoso sobre cuándo y si una persona desarrollará la enfermedad de Alzheimer.

      AVESID

Asociación Venezolana para el Síndrome de Down

Email: avesid@gmail.com

Phone: +58 212 2835887

              +58 212 2839087

              +58 412 2612881

RIF: RIF: J-30079554-3

                 Venezuela

Recibir Notificaciones

Quick Links

Nosotros

Servicios

Sindrome de Down

Salud

únete

Contacto

© 2020  by AVESID, Proudly created with Wix.comTerms of Use  |   Privacy Policy